Los niños y niñas de 3 años tienen un nuevo amigo en la clase desde hace un tiempo, es el Monstruo de los Colores. ¿Lo conocéis?

Es un Monstruo muy bueno pero algo torpe ya que se ha hecho un lío con sus emociones.

Entre todos se han puesto a ayudarle para deshacer este embrollo.

Comenzaron con la alegría, guardando las cosas que nos ponen contentos en una botella de color amarillo, que es el color de la felicidad. Ya por fin… ¡están ordenadas!

Ahora todos saben qué cosas ponen contentos al resto de compañeros de la clase. Hay una gran variedad. A algunos niños les gustan los regalos, jugar con los papás o comer cosas ricas. Otros, esperan con alegría la llegada de sus hermanitos o se ponen amarillos cuando les dan muchos besos.

Parecía que lo estábamos haciendo bien, pero de repente, un día el Monstruo llegó a nuestra clase de color azul, ¿Qué le pasará ahora? Pues que está triste y al igual que hicimos con la alegría, también tenemos que ayudarle ahora a organizar su nueva emoción. En esta ocasión todos hemos metido en la botella de la tristeza las cosas que nos hacen poner azules y hemos pegado una foto nuestra, con carita muy triste, en la barriga del monstruo.

¡Menos mal que hace poco, todos nos hicimos unas gafas de la felicidad! Habrá que empezar a utilizarlas. Dentro de poco nuestro amigo, el Monstruo, volverá a visitarnos.

¿De qué color vendrá esta vez?